Entrantes:

Sopas mallorquinas

Las sopas mallorquinas son uno de los platos por excelencia en Mallorca. Esta hecho con caldo de verdura y rebanadas de pan moreno muy finas, así el caldo es absorbido por las rebanadas de pan. Gracias a eso casi no contienen liquido, por lo que es un plato que se puede comer con tenedor.

Aunque tradicionalmente se hace con verduras también se puede añadir carne magra de cerdo o panceta. Además suele venir acompañado de aceitunas o de hinojo marino en vinagre.

Caracoles 

Los caracoles en salsa son uno de los platos más tradicionales de la gastronomía mallorquina, y suelen gustar mucho a la gente que se atreve a probarlos. Aunque estos caracoles vienen acompañados de salsa, también vienen con “all i oli”. Para no dejarte nada en el plato te recomendamos que rebañes la salsa con pan. ¡Delicioso!

Coca de Trampó

Con la llegada del verano la coca de trampó es una de las recetas fáciles y sencillas que gustan a toda la familia. Se trata de una masa plana y crujiente que va cubierta de diferentes verduras. Estas se colocan crudas sobre la masa y luego se cocinan al horno, así quedan muy sabrosas. Esta receta, aunque tenga masa no tiene nada que ver con la pizza, ya que es mucho más ligera y no llena demasiado. Os animamos a que la probéis.

Pa amb oli

El Pa amb oli es una de las preparaciones más típicas de la cocina mallorquina. La diferencia que tiene con el pa amo tomaquet, origen catalán, es por el tipo de plan que se emplea y la cantidad de tomate. El pa amb oli mallorquín se elabora con unas rebanadas de pan de payés, generalmente tostado y con ajo restregado, ademas de tomate de ramallet, autóctono de la isla, aceite y sal se suele acompañar de embutidos, jamón serrano, queso mahones, camaiot, hinojo marino y aceitunas.

Platos:

Frito mallorquí

Una de las recetas tradicionales por excelencia de nuestra cocina es el frito mallorquín.Es una de las recetas más antiguas de Mallorca ya que aparece en recetarios del siglo XIV, y según la estación del año en la que nos encontremos podemos elaborarlo con más o menos verduras, ) elaborado tradicionalmente a partir de la carne, la asadura, el hígado y la sangre cocida del cerdo, el cordero, el cabrito o incluso el pavo el secreto para preparar un buen frito reside en dos factores: unos buenos ingredientes y conseguir el adecuado punto de cocción de la carne y de cada tipo de verdura.  

Lechona asada a la mallorquina

Unos de los platos mas emblemáticos de la Cocina mallorquina y que está presente en las mesas de todas la celebraciones, en especial en Navidad, es la Porçella asada. La parte considerada más sabrosa es la piel, que se queda crujiente y bien asada.

Este plato suele aparecer en los cuentos tradicionales mallorquines, más conocido como rondalles. Los protagonistas de estos relatos aspiraban siempre a comer Lechona asada, dando a entender así la importancia y la estima con la que cuenta este manjar en las islas. 

Lechona asada (Porçella)

Tumbet

El tumbet mallorquín es un rico es un pisto de verduras típico de la zona, que se prepara con berenjena, calabacín, pimiento rojo y patata. Mediterráneo y saludable a más no poder, además de tradicionalísimo en la isla de Mallorca.

Este plato se puede comer como guarnición o como plato principal. Además cuenta la ventaja de que si lo comemos solo es un plato vegetariano bastante recurrente. Asiduamente suele servir como acompañante de el lomo de cerdos o pescados, y además podemos hornear o no el plato según nuestras preferencias.

Arròs Brut

El “arròs brut” es un plato típico de Mallorca que usualmente es consumido en invierno. Es un arroz caldoso y que contiene muchas especias, Las más usadas son azafrán, canela y pimienta, estas hacen que el color de el caldo no quede nítido del todo, de ahí el nombre que recibe de “arroz sucio”. En función de donde preparen este arroz puede ser más o menos picante y puede incluir ingredientes distintos. Lo que hace especial este plato es que su elaboración depende de cada cocinero y el sabor es diferente en cada sitio.

Postres:

Ensaimada Mallorquina

Ensaïmada

Agua, harina, masa madre, huevos, levadura, azúcar y manteca de cerdo. Ni más, ni menos. Estos son los ingredientes básicos de la indudable reina de la repostería tradicional de Mallorca. Toda persona que viene a Mallorca y la prueba, suele llevarse una grande a su casa para compartir con sus seres queridos, además, puedes adaptarla a tu gusto ya que hay de diferentes sabores a parte de la tradicional. Puede estar rellena nata montada y azucarada, rellena de crema pastelera, rellena de crema pastelera, que se quema para conseguir un efecto caramelizado o de chocolate:

Coca de patata

La coca de patata es una coca dulce típica de Mallorca, especialmente popular en el pueblo de Valldemosa. Estas cocas son unos bollitos muy esponjosos y suaves que como su ‘apellido’ indica llevan patata entre sus ingredientes. Se suele acompañar con helado de almendra.

Quartos embetumats

Su origen y principal centro de producción se encuentra en las pastelerías y hornos de la capital de Mallorca, Palma. Este postre está hecho básicamente de tres partes, una base tipo bizcocho de patata (cuarto mallorquín), muy ligero y esponjoso, relleno de yema pastelera y cubierto de merengue italiano o chocolate. sobre la base de un bizcocho muy ligero, esponjoso, casi aéreo por su liviandad, relleno de yema confitada y cubierto de merengue y/o merengue napado o cubierto de chocolate. Toda una exquisitez.

Cremadillos

Los cremadillos en Mallorca son muy populares. Podríamos decir que se asemejan a una empanadilla, pero realmente son una masa de hojaldre rellena de crema pastelera o de otras variantes en los cuales se ponen azúcar por encima y al horno. El resultado unos crujientes y delicados cremadillos un poco caramelizados por encima.

¿Qué os parecen estos platos típicos mallorquines? ¡Contádnoslo en nuestras redes sociales!

¡Síguenos!